viernes, 15 de octubre de 2010

AL SON DE LAS OLAS


Así fue como nació todo este amor,
que nos arrastra y nos consume,
en ese pensamiento lento,
de caricias apasionadas,
fueron pasando los minutos, las horas,
aun el tiempo parecía estar en nuestra contra, 
así llegué del mar, ese mar eterno,
de un bello mar sin rumbo,
moriré feliz haciéndote el amor,
al ritmo y al son de las olas,
recorriendo cada poro de tu piel.
¿Que pasó con las almohadas?
que parecían querer escapar al ver tanta pasion,
las sábanas de ellas si puedo hablar,
porque fueron mudos testigos,
de nuestro encuentro,
cubriendo nuestras pieles desnudas,
víctimas del deseo y del amor, 
fuiste mío y yo tuya, 
quedandonos por siempre envueltos
en cuerpo alma...

No hay comentarios:

Publicar un comentario